11 mar. 2015

En el Día de la Mujer, recuerdo y homenaje a las pioneras de la sanidad saharaui


El 8 de marzo, un año más, las mujeres en todo el mundo celebran los derechos logrados y manifiestan su voluntad de continuar la lucha para lograr una plena igualdad de género en todos los ámbitos de la vida social. Es el mejor día para recordar, y rendir un especial homenaje, a las mujeres saharauis pioneras en el campo de la sanidad, al que muchas de nosotras estamos orgullosas de pertenecer.


En todo el mundo, sobre los hombros de las mujeres suele recaer la responsabilidad vital de mantener la salud familiar. Ellas vigilan y aplican los remedios que tienen a su alcance, como una prolongación de su labor doméstica y maternal desde tiempos inmemoriales.

La primera mujer que se licenció en medicina fue la estadounidense Elizabeth Blackwell en 1849 (por cierto, con las calificaciones máximas). En el Sáhara Occidental, donde el acceso a los estudios tradicionalmente fue monopolio masculino, no logramos hasta finales de los 70 que la primera mujer accediera a la universidad. El sistema de becas que concedía España a los saharauis era muy restringido y prácticamente fue exclusivo para los hombres. El acceso a las universidades extranjeras era casi imposible. Sin embargo, una mujer llamada Fatma Taleb, acabó sus estudios en 1981 entre la Universidad de La Laguna y Granada. Fatma, la primera mujer médico saharaui, que más adelante se especializó en ginecología, junto a varias doctoras, enfermeras y auxiliares, que se graduaron posteriormente, han sido uno de los pilares del sistema de salud saharaui en los primeros y duros años del establecimiento en los Campamentos de Refugiados, y los posteriores años de la guerra.





Otra figura inolvidable y clave en la pequeña, pero para muchos de nosotros trascendental historia de la sanidad saharaui, ha sido la enfermera y única guerrillera, Sidammi, que dedicó toda su vida al cuidado de los heridos de guerra, tanto dentro como fuera del campo de batalla. Una heroína olvidada. Murió hace unos años víctima de un cáncer de mama. Que en paz descanse. Todo nuestro respeto, reconocimiento y cariño para Sidammi.

Hoy, en el ahogo del exilio, las mujeres siguen siendo la pieza maestra del sistema sanitario saharaui, más del 70% del personal, y como en tantas sociedades, excluidas del vértice de la pirámide profesional.



Lehdía Mohamed Dafa
7 marzo 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario